jueves, 27 de enero de 2011

La conveniencia de comprar acciones que repartan el beneficio vía dividendos. Los inversores que acudieron a la OPV de Criteria cerca de no perder


El 10 de Octubre de 2007 Criteria Caixa Corp comenzaba su periplo en bolsa tras una opv bastante criticada desde la Blogosfera (por salir cara) pero que contaba (como no) con el beneplácito de los medios de comunicación serios. El precio minorista de la OPV fue de 5,25 euros y en los cambios de los primeros días los colocadores y la propia Caixa pasaron las de Caín para aguantar en el entorno de ese precio la cotizacion de Criteria, lógicamente cuando se acabo la manipulación Criteria se fue para abajo llegando a cotizar cerca de 1,50 euros.
A día de hoy, después de 4 años algunos meses los inversores que acudieron a la OPV están cerca de alcanzar el punto de equilibrio en su inversión si incluimos los dividendos...

ya que Criteria desde que salió a cotizar ha repartido por este concepto a sus accionistas un total de 0,6910 euros (brutos) por acción, si restamos ese precio a los 5,25 que fueron el precio minorista obtenemos que el precio de equilibrio, el nivel en que los accionistas que acudieron a la OPV ni ganaran ni perderán dinero, es 4,559 euros, menos de un 3 % por encima de la cotización actual de Criteria.
Llegados a este punto voy a plantear algunas consideraciones fiscales, eso sí, os pido perdón de antemano si cometo algún error porque no soy un especialista del tema. Mi reflexión va encaminada a los inversores a largo plazo y a la conveniencia de comprar valores que ofrezcan un buen dividendo en bolsa, sobre todo si no se alcanzan ese total de 1.500 euros en dividendos que están exentos cada año de tributar a hacienda.
Ya sabemos que las acciones de cualquier empresa descuentan los dividendos de su cotización tras la entrega de los mismos, es decir, que si una empresa cotiza a 10 euros y da 1 euro por dividendo al día siguiente su cotización partirá de 9 euros, por tanto no se obtiene beneficio alguno a corto plazo en las entregas de dividendos. Pero si somos un inversor particular y el total de nuestros dividendos no alcanza los 1.500 euros tenemos la ventaja de que hacienda nos devolverá tras realizar la declaración todas las cantidades retenidas en concepto de dividendo; es decir que aunque nos retenga un 19 % en el momento de la entrega finalmente recuperaremos esa cantidad. La ventaja en este caso de comprar acciones que reparten buenos dividendos, además de la solidez que demuestran las empresas al hacerlo, es que con cada reparto va disminuyendo el precio de cotización de la acción (como he explicado antes) y llegado el momento de vender, las plusvalías serán mucho menores.

Veámoslo con un par de ejemplos:

Ejemplo 1: Supongamos que Criteria cotiza a 5,25 euros (en lugar de los 4,45 actuales) un inversor que hubiera acudido a la OPV podría vender sus acciones de Criteria a ese precio y no tendría plusvalías de cara a hacienda; si está dentro de los que no superan los 1.500 euros en dividendos anuales no habría pagado al estado ni un duro por los dividendos recibidos y se habría apuntado un beneficio de 0,691 euros por acción gracias a los dividendos repartidos por el holding, un 13,1 % de rentabilidad y 0 impuestos.

Ejemplo 2: Supongamos que Criteria no ha repartido ni un solo dividendo desde que salió a cotizar en 2007 y que ha ido guardando ese dinero, es lógico que si tiene 0,691 euros más por acción en dinero liquido sume ese importe a su cotización en bolsa, por tanto la cotización de Criteria se situaría en 5,941 euros. Al vender en bolsa las acciones de Criteria generaríamos una plusvalía (por cotizar el valor por encima de nuestro precio de compra que fue 5,25 euros en la OPV) concretamente una plusvalía de 0,691 euros por acción (5,941 - 5,25.) Sobre esa plusvalía tendríamos que pagar el impuesto (que creo es el 19 % en la actualidad) concretamente 0,131 céntimos, lo que reduciría nuestro beneficio en ese importe que pasaría a ser de 0,5597 euros, que equivale a una rentabilidad del 10,66 %, un 2,5 % menor que en el ejemplo 1.

6 comentarios:

  1. Muy buén análisis Ramón.

    Por cierto, en estos momentos, está suspendida.
    Como crees que puede afectar a la cotización la transformación de la Caixa en banco via Criteria?

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Bueno, para realmente llegar al punto de equilibrio (saldo 0) después de X años habría que tener en cuenta el IPC acumulado. Si el saldo venta - compra + dividendos es 0 tras 4 años, en realidad se ha perdido dinero.

    También es verdad que si hay dividendos de por medio el cálculo se complica, pues no se trata simplemente de tener en cuenta el IPC acumulado entre compra y venta, sino el también el IPC acumulado desde cada cobro de dividendos.

    También es cierto que lo del IPC es muy teórico, y además a cada cual le sube o baja el coste de la vida en función de sus circunstancias personales.

    ResponderEliminar
  3. No me lo puedo creer, después de 4 años esperando esa ansiada recuperación y ahora suspenden la cotización, en fin seguiremos aguantando, no desisto y confió en que pueda llegar a superar los famosos 5.25 €, aunque la verdad es que tal y como comenta Ramón los dividendos han sido el único estimulo que me ha hecho aguantar hasta el día de hoy.
    Me gustaría saber, siguiendo el hilo del primer comentario, tu opinión sobre si el valor se puede ver afectado negativamente por la transformación de la Caixa.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  4. Cierto lo del IPC por supuesto.
    Saludos,
    Ramón

    ResponderEliminar
  5. ¿Que pasa? aquí no habeis puesto stop de protección y habeis permitido ir perdiendo el 60% de la inversión.

    ResponderEliminar
  6. habría que tener en cuenta los tipos de interés que podrían aplicarse al dinero invertido en ese período para calcular la rentabilidad real de la inversión. por ejemplo, si se invirtiese en un plazo fijo durante ese tiempo.

    ResponderEliminar

Contacto y publicidad: bolsapirineos@gmail.com Bolsa ProRealTime gratis Hoteles en Ainsa