viernes, 15 de febrero de 2013

Las modas entre los analistas bursátiles


Supongo que el mundo funciona por modas y aunque a mis 39 años no puedo considerarme un anciano, hay algunas que a estas alturas de mi vida me desagradan en demasía para mantenerme al margen. Al parecer una de las más populares en los últimos tiempos es faltar al respeto a quien está comenzando en la bolsa, llamarle ignorante ya me parece peyorativo pero que un periodista (de supuesto prestigio) en un artículo dirigido al inversor novato utilice frases del tipo "¿usted es tonto, o simplemente es tonto?" o "La estupidez del que dice ir a largo..." me parece totalmente fuera de lugar, aunque supongo que la competencia le ha llevado...

hasta este punto, pues si uno de los buenos analistas de nuestro país, Carlos Doblado, no duda en responder faltando al respeto una y otra vez en sus consultorios, uno de los más flojos como José Antonio Fernández Hodar (el que suscribe las frases anteriores) no es raro que quiera recuperar audiencia adoptando el mismo estilo.
Quizá lo más sorprendente de uno y otro es que Hodar insulta en una de las mejores publicaciones que le he leído en años, os la copio y pego al final de la entrada pues es una buena enseñanza para aquel que comienza en bolsa y Doblado suele hacerlo de forma innecesaria, ciertamente siempre tras ser antes faltado al respeto por aquel que plantea una pregunta en su consultorio semanal on line con un tono insultante (o directamente insultando), pero ¿tan difícil es filtrar las preguntas en un medio on line con tantas visitas como el diario El Economista? Aparentemente lo que sucede es que no quieren hacerlo porque supongo que creen que crear polémica les viene bien y al final además de la gente interesada en las normalmente buenas respuestas de Doblado acuden otros para entretenerse leyendo sus irreverentes contestaciones, no lo necesita y es por ello que siento cierta desazón con este tema.
Iba a hablaros de Reyal Urbis y de Bankia por extensión, no entraré en los motivos pues haría demasiado extensa esta entrada, pero si os garantizo que comprar un valor como Bankia cuyo precio decidirá Europa y podría ser de 0,01 euros por acción o Reyal Urbis a quien los bancos no refinanciarán su deuda es más peligroso que preguntar a cuanto cotizará el Santander dentro de 6 meses en uno de los consultorios de los dos analistas de más renombre que para mas inri escriben en los dos diarios económicos mas vendidos de nuestro país, El Expansión y El Economista. Siempre nos quedará el consuelo de la diferencia existente con el bueno de Cárpatos de Serenity Markets que escribe semanalmente en Cinco Días y probablemente sabe de bolsa más que cualquiera de los anteriormente mencionados, siempre amable, siempre accesible y siempre dispuesto a ayudar al pequeño inversor comprendiendo que al iniciarse en bolsa todo el mundo comete errores, lo que hay que hacer es aprender de ellos, suerte que al menos él no es un hombre de modas.



Hódar: Cómo arruinarse en bolsa, poco a poco (I)

En cierta ocasión me dijo un viejo amigo, tras haber perdido mucho en bolsa, una sentencia que nunca he olvidado: ten siempre presente que en la bolsa puedes terminar con una pequeña fortuna, partiendo de una gran fortuna.

De entrada sé la inutilidad de este texto. Procuraré hacerlo ameno, porque no aplicará nada de lo que en él se diga. Pasado el tiempo, tal vez lo recuerde y sólo le sirva para mortificarse pensando por qué no le haría caso.

Vamos a comenzar leyendo en Internet y escuchando en radio todos los consultorios de bolsa. Observará que las preguntas al experto de turno se dividen en dos grupos: los que quieren comprar (una minoría) y los que están en pérdidas y no saben qué hacer (una mayoría).

Los que quieren comprar ya de entrada se definen como inversores a largo o a corto, sin tener claro cuánto tiempo es corto, medio o largo plazo. Para su información le diré que, en gestión de cartera, el corto plazo va desde unos meses a un año; el medio plazo, periodo normal de desarrollo de un proyecto empresarial, será entre 2- 3 hasta 5 años; el largo plazo, corresponde a inversiones entre 5 y 10 años.

La estupidez del que dice ir a largo se pone en evidencia cuando pregunta por soportes y resistencias de un valor del que no sabe a qué se dedica, si gana o pierde dinero, si está endeudado hasta las cejas, o si al precio actual está barato, bien valorado, o caro.

Esta persona, seguro que cuando va a comprar un coche, mira distintos catálogos, compara precios y prestaciones. Los hay que se pasan, como un conocido que me preguntó qué par motor tenía mi coche. Y como no me importa pasar por ignorante ante un pedante, le dije muy serio: mi coche no tiene eso, ya viene con bastantes extras. Bien, pues esa misma persona no se molesta en entrar en la página de Internet de la empresa en la que quiere meter su dinero y convertirse en accionista o copropietario de la misma. Quiere comprar porque un buen día se entera que está subiendo mucho en bolsa y quiere participar del festín, sin parase a mirar si ya se han comido hasta los postres y están en el café las y copas.

Comprar acciones a cualquier plazo sin conocer la salud de la empresa es una temeridad. Supongamos que un pequeño empresario le invita a meter dinero en su negocio. Le preguntará cuánto facturas, o como mínimo, cuánto ganas al año. Imaginemos que la respuesta es: no, no gano dinero, llevo tres años perdiendo, pero... bla, bla, bla. La respuesta normal, será: Mira tío, cuando ganes dinero, me avisas.

Los de corto rabioso son los más divertidos. Oiga maestro, ¿a qué precio cotizará Repsol dentro de tres meses? La respuesta debería ser; vamos a ver, ¿usted es tonto, o simplemente es tonto? Si no sé a cuánto cotizará mañana, cómo voy a saber el precio dentro de tres meses. E incluso se podría apostillar: si yo supiese los precios, no de tres meses, sino de la próxima semana, a buena hora iba a estar trabajando por cuenta ajena. Es posible que ninguno de estos se pare a meditar que está haciendo una pregunta sin respuesta. Pues no señor. La semana pasada, una señora en la radio: ¿cómo ve comprar Santander para dos o tres días? Santa paciencia del analista que no le dijo lo que no está escrito.

Es cierto que a los inversores a corto rabioso les tiene sin cuidado los dividendos y los proyecto futuros de la empresa, aunque deberían saber si está al borde o no de entrar en concurso de acreedores. El problema insoluble al que se enfrentan es no tener clara una política de inversión. Compran, cuando todos compran y venden cuando todos venden, como si compradores o vendedores supiesen porqué lo hacen.

En casi todas las consultas, de los que invierten a corto rabioso ponen en evidencia que están perdiendo. Han comprado cuando han visto tres días seguidos de subidas y preguntan por soportes. Ya vamos mal. Están intentando haber acertado y le dan al retroceso un margen de confianza, a ver si para donde dice el analista o bien, ejecutan la recomendación de vender en cuanto pierda el soporte. Ahí pongo un stop. Como si pone un jamón; se lo comen. Si todos pretenden vender ligeramente, o un 3% por debajo del soporte, lo harán si en ese nivel alguien pone dinero. Si no hay contrapartida, saltará el stop y seguirá bajando. Al final venderá con pérdidas. Consejo para arruinarse poco a poco: repita esta operación varias veces al mes: compre cuándo lleve unos días subiendo, y venda con pérdidas. Ya verá como poco a poco su saldo se va reduciendo.

7 comentarios:

  1. Yo comprendo perfectamente la actitud del Sr. Doblado y creo que nace de un sentimiento sincero de carácter bondadoso y franco, pero que puede resultar violento e hiriente para la persona a la que va dirigido el comentario y tambien para cualquira que pueda escucharlo. Pero, teniendo en cuenta lo que está en juego y como se repite jornada tras jornada ese tipo de preguntas que responden a un perfil ignorante y osado del que solo puede esperarse un fin trágico,creo que en todo caso la referida actitud, que por otro lado en los cinco años que lo sigo parece que se ha ido atenuando,y que en el fondo encierra una cariñosa reprimenda al "intrepido inversor", puede producir finalmente mas beneficio que otra cosa si le sirve al de turno para que reflexione en el futuro.
    Un saludo afectuoso al Sr.Carpatos, al que sigo diariamente y no tengo palabras para agradecerle su generosidad a la hora de compartir su página con los demas.

    ResponderEliminar
  2. A doblado lo he visto alguna vez en el programa Cierre de Mercados con Laura y me pareció una persona educada (es una opinión superficial). A Hodar lo conozco algo más y me parece una persona bastante soberbia. Las personas soberbias en el fondo escondes un complejo de ignorancia.

    ResponderEliminar
  3. A mí particularmente me llama llama la atención lo siguiente:

    "La semana pasada, una señora en la radio: ¿cómo ve comprar Santander para dos o tres días? Santa paciencia del analista que no le dijo lo que no está escrito."

    Un analista se supone que es alguien que sabe del tema al menos algo más que los demás. Y se supone que su función es precisamente la de analizar e interpretar cuáles son los movimientos posibles dada una situación determinada, e incluso predecir, como el hombre del tiempo, los dos o tres movimientos más probables dentro de los posibles. Si no hace eso, entonces ¿para qué sirve un analista?

    Si una señora pregunta a un analista CÓMO VE (es decir, le pide su opinión personal, no le está pidiendo certezas) comprar Santander para dos o tres días, el analista debería ser capaz de hacer eso, un análisis. De hecho, es lo único que puede hacer, y lo que debe hacer, pues a eso se dedica; si no hace eso, ¿cuál es la función de un analista?. No se por qué se extraña y parece molestarle ese tipo de preguntas.

    ResponderEliminar
  4. A mi me encantan tanto uno como otro(Hodar y Doblado).
    El discurso que comentas me parece acertadisimo,asi que sobre gustos colores como se dice,un saludo,Jonay

    ResponderEliminar
  5. Como las gastan en El economista. Tienen un apartado que ahora solo pueden acceder los de pago Blogsagora, donde Carlos escribe un articulo semanal y la gente que quiere opina. Hace algo más de un año , uno de los participantes lo utilizaba de manera masiva y casi imponiendo su criterio a los demás incluso contestandole feamente. Yo cansado de ver todos los días lo mismo le contesté con las consideraciones que me parecieron oportunas y manteniendo el respeto, pero diciendole las cosa claras. CONSECUENCIA al amigo Carlos no le pareció correcto que uno de izquierdas le presentara cara a alguien que defiende sus ideas y me cerró la puerta eliminando o no permitiendo que los siguientes comentarios enviados por mi salieran publicados en el blog. Eso sí él dice ser un demócrata. Pocos días despues por casualidad ví en Tv al director del economista en una tertulia y comprendí que estas actuaciones antidemocráticas pueden ser normales en un medio de comunicación como el suyo.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no hago caso a ningún analista de renombre, hablo de todos estos personajes que hablan por radio y todo eso..., simplemente los ignoro. Donde sí que hay buena información, seria y limpia, es los blogs de analistas independientes, gente con las miras limpias, sin ánimo de lucro, y que muchas veces saben más de bolsa que todos estos personajes.

    ResponderEliminar
  7. Uno de los blogs que he descubierto hace poco y que me gusta bastante, sobre todo porque se ve claramente que lo comentado está basado en experiencias reales es http://www.bolsaydinero.com/, el blog de Javier Pena.

    Un saludo a todos!

    ResponderEliminar

Contacto y publicidad: bolsapirineos@gmail.com Bolsa ProRealTime gratis Hoteles en Ainsa